Cuencos Tibetanos

You are here:
< Back

CUENCOS TIBETANOS

Qué son?

Los cuencos tibetanos son recipientes con forma de bol cóncavo cuya función es emitir sonidos y frecuencias che propician un estado de profundo bienestar y relajación, simulan sonidos de la naturaleza y favorecen la meditación. Se utilizan también en musicoterapia; en terapias para aumentar la energía vital e inducir estados mentales de bienestar; en la armonización de chakras; para reducir el estrés y para mejorar la salud mental y física.

Estos recipientes (conocidos también como tazones tibetanos o himalayos o tazones cantadores) están hechos con aleaciones de metales. El número de metales utilizados variará dependiendo de la zona de origen. Los cuencos del Tibet más valiosos están formados por 12 metales. Los más comunes son los cuencos tibetanos de 7 metales, donde cada metal representa o un planeta o el sol o la luna.

  • Oro = Sol
  • Plata = Luna
  • Mercurio = Mercurio
  • Cobre = Venus
  • Hierro = Marte
  • Estaño = Júpiter
  • Plomo = Saturno

La frecuencia emitida por los cuencos tibetanos es de 432 Hz. Esta frecuencia está en resonancia con la naturaleza y con el universo, como comprueban diferentes estudios.

Beneficios

Los beneficios de los cuencos tibetanos son muchísimos:

•         Sedación del sistema nervioso

•         Alivio del stress, de la ansiedad y de la depresión  

•         Apoyados sobre la espalda alivian las contracturas musculares

•         Reducción de la presión sanguínea

•         Mejoran la concentración y ayudan a retener información.

•         Aumentan la creatividad.

•         Favorecen una meditación profunda.

•         Permiten equilibrar los chakras y limpiar el aura.

•         Promueven la estabilidad emocional.

•         Ayudan a relajar cuerpo y mente y a descansar mejor.

•         Alivian los dolores de cabeza y las migrañas.

•         Transmiten una gran sensación de paz interior.

Historia

Su origen es incierto. Se sabe que aparecieron por primera vez en el Himalaya, en el Tíbet y en Nepal y que se llevan utilizando cientos de años.

Fueron fabricados por monjes budistas y shamanistas de la forma más armoniosa posible para tener ese sonido tan característico que incita a la relajación y meditación.

Técnicas Principales

Disfrutar de la terapia con cuencos tibetanos cantores y sentir su vibración es fácil. Tan solo tienes que sentarte o ponerte en la posición de loto en tu lugar de meditación. Si no tienes un lugar destinado a tal fin, busca un lugar tranquilo donde sepas que no te van a interrumpir para dejarte llevar por toda la vibración.

Una vez en posición, sujetar el cuenco con una mano a la altura del abdomen o del pecho y frotar sus bordes con el mazo, palo o baqueta de madera para cuencos tibetanos. También se puede percutir el cuenco antes de empezar a frotar. Se realizan movimientos circulares siguiendo el borde del cuenco. En pocos segundos ya se nota su vibración y el sonido empieza a emerger e invade todo el cuerpo.

Una vez que se ha logrado una buena intensidad del sonido se puede parar para poder relajarse y dejar que el sonido y la vibración recorran el cuerpo a su antojo concentrándose con más intensidad en el interior del pecho.

Aconsejamos disfrutar el momento y no pensar en nada más que en esa sensación que está provocando el cuenco tibetano.